Chiste del control policial y la esposa que no calla

Un policía le da el alto a un coche en plena carretera, dentro del vehículo va un matrimonio y entre los tres se suscita la siguiente conversación:

El marido, que conducia, baja la ventanilla y pregunta al policía:
* ¿Cuál es el problema, oficial?.

A lo que el policía contesta:
- Pues el problema es que iba usted por lo menos a 120 km/h y el límite en esta vía es de 80.
* ¡Eso es imposible oficial!. Yo sólo iba a 70.

En esto que la esposa interrumpe y dice:
- Vamos Manolo, que ibas a 130.

El hombre mira fulminantemente a su mujer, y el policía dice:

- También lo voy a multar por los dos focos que tiene rotos.
* ¿Focos rotos?, pues de verdad que no me había dado cuenta, oficial.

A lo que la esposa vuelve a replicar:
- Vamos Manolo, hace semanas que sabes lo de los focos.

El hombre vuelve a mirar furioso a su mujer, y el policía dice:
- Y además se merece usted otra multa por no llevar puesto el cinturón de seguridad.
* Pero por favor oficial, si me lo quité cuando usted me dio el alto.

Y de nuevo la mujer del conductor:
- Pero vamos Manolo, si tú nunca te pones el cinturón de seguridad.

Entonces el hombre, fuera de si, le grita a su esposa:
- ¡¡¡ Cierra el pico de una puta vez, joder !!!

Y el oficial le pregunta a la señora:
- ¿Su marido siempre la trata de ese modo?.

A lo que la mujer contesta:
- No oficial, sólo cuando está borracho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario