Chiste del borracho y la calle del muerto

Estaba un borracho caminando tranquilamente en la calle y de repente se encuentra un muerto tirado debajo de una cabina telefónica y decide llamar a la policía:

- Buenas noches, usted está hablando con la comisaria de policía, ¿cuál es su problema?
* He encontrado a un muerto dice el borracho.
- Está seguro de que está muerto.
* Sí, señor estoy seguro.
- Muy bien, en que calle se encuentra.
* Espéreme, le vuelvo a llamar ahora mismo.

Entonces el borracho se dirige a ver el nombre de la calle y apresurado regresa al teléfono y vuelve a marcar.

- Buenas noches, usted está hablando con la comisaria de policía, ¿cuál es su problema?
* Soy el del muerto.
- Ah, sí señor, ¿cuál es el nombre de la calle?
* Es... a ver, déjeme volver a ir a ver.

Vuelve a ir a ver el nombre de la calle y esta vez lo va repitiendo en su mente.

- Buenas noches, usted está hablando con la comisaria de policía, ¿cuál es su problema?
* Soy yo el del muerto.
- Ah sí, usted otra vez, ¿cómo se llama la calle?
* Ah, es... otra vez se me olvidó.

Va varias veces y siempre a la hora de marcar se le olvida el nombre de la calle.
Hasta que por décima vez hablando con la polícia:

- Buenas noches, usted está hablando con la comisaria de policía, ¿cuál es su problema?
* El del muerto.
- Ah, otra vez usted, señor, ahora sabe de una vez como se llama la calle.
* Se llama calle Libertad.
- Pero por favor..... ¿Porque no lo dijo antes si era un nombre tan fácil?
* Es que el nombre de la otra calle era tan difícil que mejor moví al muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario